| |

Ana, la mujer que mira a quienes nadie ve

En la solapa del bolsillo de su ambo, bordadas con hilo azul se puede leer su nombre: Dra. Ana Teresa Aguirre. Hace un par de días se acercó y con una sonrisa extrajo de su cartera un sobre papel madera con dos libros. Son para vos, me dijo. Ana es autora de “El gigante dormido” y “El rostro antes de nacer”

En la solapa del bolsillo de su ambo, bordadas con hilo azul se puede leer su nombre: Dra. Ana Teresa Aguirre. Hace un par de días se acercó y con una sonrisa extrajo de su cartera un sobre papel madera con dos libros. Son para vos, me dijo. Ana es autora de “El gigante dormido” y “El rostro antes de nacer”, ambos de editorial Dunken. No me conocía, sin embargo, no dudó en hacerme tan inesperado regalo.

Ana es médica. Me la suelo cruzar en el Consejo Provincial de Personas Mayores de Córdoba. Humilde y grandiosa, fundó hace 38 años una fundación que se llama Faidela (Fundación para la Asistencia Integral del Anciano). La sede es su propia casa.

“Faidela es un centro de día, no vive nadie pero desde ahí es el comando general que luego se dispersa por los barrios de Córdoba. Atendemos en 156 barrios de la ciudad. Nos dedicamos a atender a personas mayores que necesitan cuidados. También dictamos el curso de cuidadores domiciliarios y gerontológicos de la Nación y de la Provincia. Somos formadores de personas que se dedican a cuidar a personas mayores con salida laboral. Hemos hecho prácticas en domicilios cuyas personas no podrían pagar por ese servicio. Ni bien empezó la pandemia se puso en marcha, a través de la Secretaría de Políticas para Personas Mayores del Ministerio de Desarrollo Social, la línea MAYORES EN RED (0800-555-8555) Quien llama a ese número puede avisar que hay personas mayores solas, que no reciben comida, que están siendo víctimas de maltrato, violencia o abandono e inmediatamente un equipo interdisciplinario se moviliza para ayudar.

Actualmente tenemos muy pocos voluntarios. Somos los del barrio (Alberdi). Pero siempre hay alguien que se ofrece a llevar una vianda, remedios, ropa que nos donan y hasta utensilios de cocina. Hay personas mayores a las que les han robado el colchón, las zapatillas cuando están dormidas. Lo he visto. Están muy expuestos al saqueo. Les tratamos de proveer lo indispensable”, me cuenta Ana.

Faidela es una entidad de bien público, sin fines de lucro, con personería jurídica, que procura mejorar las condiciones de vida de personas mayores vulnerables y vulneradas. Ana es su fundadora y principal motor. Vive de una jubilación mínima y de la atención domiciliaria. En su reciente publicación: “El rostro antes de nacer” comienza dirigiéndose “a la gente de bien”. He aquí un extracto:

“La vida es sin dudas, un regalo que nos fue dado por alguien que decidió con nosotros acerca del tiempo, el lugar, la familia, las posibilidades, las limitaciones y todo lo que hace a nuestro ser… hasta que tomamos conciencia y usamos la razón para el libre albedrío. Allí comienzan las decisiones diarias… Nuestra conducta cotidiana requiere de motivos constantes para desarrollarse, forjando nuestra personalidad. Es en nuestro interior donde se enciende o apaga la motivación para levantarnos cada mañana. Sí, la vida es una lucha constante de fuerzas encontradas que pugnan en diferentes direcciones. El resultado retrasa o acelera nuestra voluntad de ser libres y responsables. El motor interior necesita encendido, combustible y dirección. La razón de nuestra existencia es el amor. El amor es el sostén de todo.

´El rostro antes de nacer´ tiene que ver con nosotros mismos. Es actual, es de este año. Quiero compartirlo con todos. la vejez es la plenitud, hacia dónde vamos. Es un horizonte sin límites a pesar de que la parte física empiece a disminuir ¡también somos seres intelectuales, espirituales! No tenemos límites y eso es lo que tenemos que transmitir”.

¿Cómo ayudar a Faidela?

Conociendo su obra a través de su página de Facebook @fundacionfaidela o, en palabras de Ana, “donando lo que sea: un ratito de tiempo, un caramelo, ropa, comida, etc”.

Faidela está en Duarte Quirós 2857, barrio Alto Alberdi.

Teléfono de contacto: 351 – 4896235.

¡Gracias Ana!

Porota.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.