La piel no se jubila

La piel no se jubila

Compartí esta publicación en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cristina Loza, nuestra gran amiga, nos comparte este poema de su autoría en el que, con su talentosa pluma, describe ese momento en el que nos miramos en el espejo y pensamos en todo lo que hemos sido y somos. Elegimos compartirlo con ustedes, ya que refleja una mirada de esa vejez desde el presente. ¡Gracias, Cristina por siempre tenernos en cuenta!


En casa vive una vieja

que no soy yo.

Baja los escalones 

de uno en uno

aferrada con esfuerzo

a la baranda, se agita, 

y riega las plantas, y

murmura cosas que ha hecho

o que no ha hecho, durante el dia

que parece tan ajeno.

A veces, con la musica

que le gusta, una vieja melodia

que habla de playas, de risa y de 

juventud lejana, se mira en el espejo, 

desnuda, y en fondo de sus ojos,

aparezco.

Respira hondo, estira el cuerpo, los brazos suben

y se cruzan tras la nuca,

brilla el recuerdo de la piel

nueva, y un aire sensual en 

movimiento.

Recordar es sencillo; el parque sombrío 

la luna esquiva, el frío y la soledad afuera. 

El auto con el motor apagado 

y aquella lengua viva y loca, y el temblor, el espasmo, que viaja entre siglos, 

y el tiempo detenido tras los vidrios empañados.

Y vienen…una cama, susurros, juramentos, jadeos y palabras 

tatuadas en el viento. 

Hasta los muertos vuelven, se mueven 

y se acuestan con ella.

Y conmigo.

Ella murmura nombres, a veces reza.

Y yo me duermo.


Compartí esta publicación en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Últimas publicaciones
Puede Interesarte