Proyectos y vejeces. La importancia de prepararnos

Proyectos y vejeces. La importancia de prepararnos

Compartí esta publicación en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

El abordaje a la temática de #VEJECES Y #TRABAJO, como bien advertí en la nota del viernes pasado, es complejo. ¿Por qué? porque son muchas las variables que debemos mirar para poder analizar y reflexionar sin caer en generalizaciones o conclusiones superfluas. Hoy quiero hacer foco en la importancia de tener proyectos. Muchas veces no sabemos porqué nos da tanto miedo jubilarnos. Pareciera que el único proyecto ordenador de nuestra vida es el trabajo. Sin embargo, pienso que esa máxima es un juicio aprendido, heredado de un Siglo XX que hizo de la vida occidental un culto de las rutinas: para las mujeres, en su mayoría, rutinas asociadas a las tareas del hogar y del cuidado de la familia; para los hombres, salir a trabajar entre 8 y 12 horas por día, de lunes a viernes.

Lo cierto es que aquello que nos mantiene vitales, deseantes, apasionados/as, encendidos/as (¡por favor no se les ocurra decir o pensar en la palabra “joven”! Les estoy regalando adjetivos más potentes) son los proyectos. Los proyectos son tan diversos como los gustos de los helados. Desde pintar la casa, trabajar en nuevos espacios, terminar la secundaria o descansar… pueden ser parte de esos proyectos. ¿Cómo distingo si mis elecciones están atravesadas por la abulia, el desconcierto o la organización? Pues cuando se planifican y se eligen. ¿Por qué cuesta tanto dejar un trabajo? porque de algún modo nos exigirá reordenar nuestra vida y establecer nuevas metas en función de nuestros deseos y…a definir proyectos.

Desde hace tiempo que en nuestro país distintos lugares de trabajo han comenzado a sumar, en sus políticas de Recursos Humanos, los cursos prejubilatorios, con el propósito de brindar herramientas, a quienes están próximos a jubilarse,  sobre cómo encarar su proyecto de vida “el día después”. Mi amigo Ricardo Iacub, de  quien ustedes han escuchado mucho en este espacio; psicogerontólogo, docente de la UBA y autor del libro: “Todo lo que usted siempre quiso saber sobre su jubilación y nunca se animó a preguntar” (Ed. Paidós) explica que la jubilación es  “uno de los momentos de transición más importantes en la vida de la persona y que se podría caracterizar con dos palabras: oportunidad y desorientación“. Iacub recupera dos palabras claves. Por un lado reconoce cuán desorientados/as podemos estar tras jubilarnos y por otro lado, da cuenta de la ventana de oportunidades que se nos abren para trazar nuevas metas.  “Es necesario pensar con anterioridad esta etapa de la vida para encontrar un proyecto que guíe el deseo“, advierte Iacub quien agrega: “en los últimos años las personas mayores han ganado una territorialidad en las universidades, en los voluntariados, en el espacio público en general que les ha dado un sentido de vida, que los hace reafirmarse en pensar que no están ‘pasando’ esos años, sino que los están viviendo“, señala.

Como les dije al inicio, muchos son los factores que incidirán en cómo la persona afronte su jubilación, entre ellas, el género, el poder adquisitivo, las redes sociales que haya construido a lo largo de su vida, el nivel educativo, etc. “Las mujeres reportan menos conflictividad ante la jubilación que los varones por una razón sencilla: a lo largo de su vida tuvieron que afrontar el trabajo afuera a costa de mantener además el trabajo dentro de su casa“, describe Iacub y  continúa: “la jubilación aparece entonces como un reparo histórico de tener que dejar una de sus múltiples tareas y, por otro lado, la mujer desarrolla en su vida mayores habilidades sociales justamente por haber tenido que hacer otras tareas, además de trabajar“. “En el varón, en cambio, existe una demanda de que más allá del deporte, donde se demuestra la virilidad es en el trabajo, esto pasa más que nada en las clases medias, y, entonces, cuando ya no trabaja afuera siente que ha perdido su lugar en la sociedad“, detalla el titular de la cátedra de Tercera Edad y Vejez de la Universidad de Buenos Aires.

Los proyectos de Alcide

Alcide Luis Porporatto tiene 91 años y es oriundo de la localidad cordobesa de Porteña. En el marco de Voces Mayores (iniciativa impulsada entre la Fundación Navarro Viola y El Club de la Porota) su nieta Josefina compartió su vivencia que deseamos compartir nuevamente con ustedes. Creemos que su testimonio alberga la idea de PROYECTO que hoy queremos reforzar con ustedes, queridas y queridos envejecientes. Por una razón de espacio transcribimos un breve fragmento. Podés leer su testimonio completo titulado Pensar me hace viviren www.elclubdelaporota.com.ar 

“Al levantarme, cada mañana, pienso porque, pensar, ¡me hace vivir!. Esté solo o no, permanentemente busco algo para hacer, algo que me entretenga y mantenga activo. Me considero una persona muy detallista y curiosa, pero no es que busque los detalles, ¡los detalles vienen a mí! También vivo por mis nietos. Cada día, al levantarme, leo la carta que me hicieron para mis 90 años; la tengo colgada en la piecita del fondo del patio donde tengo mi escritorio. Cada mañana la toco y me persigno para que tengan suerte. ¡No puedo explicar lo que los quiero! Continuando con lo que me reconforta, me gusta mucho contar cuentos y chistes; es algo que heredamos los cordobeses. Tengo un gran amigo a quien, cada vez que veo, me inspira y le hago morir de la risa. Con sólo pensar en esto, ¡también me hace vivir! Vivo de los recuerdos, vivo de lo logrado, de los proyectos y del porvenir porque pensar me calma, me sana, me mantiene activo y ¡me hace vivir!”

Entrevista en VIVO con Ricardo Iacub

El Ciclo para Pensar las Vejeces Sin Estereotipos, que impulsamos la Secretaría de Extensión Universitaria de la UTN Córdoba y El Club de la Porota, se pone en marcha por tercer año consecutivo. Por eso te queremos invitar a que te sumes el sábado 21 de mayo a las 10 hs. La periodista y gerontóloga Sol Rodríguez Maiztegui entrevistará al Psicogerontólogo Ricardo Iacub sobre su libro “Todo lo que usted siempre quiso saber sobre su jubilación y nunca se animó a preguntar” (Ed. Paidós) Te esperamos en vivo por el canal de YouTube de @somoslaseu (queda grabada en el mismo canal) Transmitiremos en simultáneo por la cuenta en Instagram de @elclubdelaporota.

Porota.

Compartí esta publicación en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Últimas publicaciones
Puede Interesarte