Un agradecido de la vida

Un agradecido de la vida

Compartí esta publicación en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Alfredo Enrique Moretto nació en una localidad cordobesa llamada “San Marcos Sud”. Actualmente vive en la ciudad capital y tiene 63 años. Su voz mayor es un repaso breve por su vida, una serie de experiencias que lo convierten en la persona que es hoy. ¡Llegamos a la cuadrigésima voz mayor y te invitamos a leerla!


Un agradecido de la vida 

Nací en San Marcos Sud, en un campo, chiquito, a 220 km de Córdoba, con quintas, frutales, animales de campo, paz y libertad.


Soy el cuarto hijo, después de tres hermanas mujeres y padres casi analfabetos, gigantes en amor, humildad y honestidad. 

Ahí crecí, con muchos sueños. Y también ahí, hice la Escuela Primaria. 


Toda mi familia, deseaba que yo estudiara, ya que ellos no lo habían podido hacer. Al terminar el Primario, fui a parar a un internado, de una ENET Nº1, estudiando “Técnico Mecánico”.  Y así, un día me dejaron en Leones, pueblo vecino. 

Ese día marcó mi vida para siempre, mis papis lloraban: Mamá, de felicidad. Papá, de tristeza.  Mamá, porque iba a seguir estudiando como ella tanto anhelaba; Papá, porque se le iba su varoncito.

Mientras tanto, mi primer sueño comenzó: ingresé al Club de mi pueblo. En corto tiempo, logré debutar en primera división de la Liga Belvillense.


La nueva etapa comenzaba, la búsqueda del título terciario, formar una familia y tener un emprendimiento propio. Sueños muy grandes. 

Trabajo, estudio, buenos y malos momentos. Época de dictadura, guerrilla, tiros. La superé como pude y avancé en mi carrera.

Extrañaba mucho a mi familia y novia, por esto volvía al pueblo todos los fines de semana. Así fue que, con 23 años y con mi bella novia, de 20… ¡¡¡¡¡Nos casamos!!! Dimos inicio a uno de mis sueños más importantes: el formar una familia.


Vida nueva, dos en uno. Solos en la gran Córdoba: Ciudad hermosa para pasear, difícil para vivir.  El tiempo volvió a volar, y llegó el primer varón: Hermoso gringuito de ojos claros. Felicidad total, para nosotros y para toda nuestra familia. Serían tres varones al final: hoy tienen 37, 33 y 24 años. El mayor nos regaló una nietita hermosa.

Unos años después, mis papás lloraban otra vez pero de felicidad. Les estaba entregando el Título de Ingeniero Mecánico Electricista. 


Con el tiempo, y mucho esfuerzo, formé una PyME metalmecánica. Otro sueño logrado que logré sostener por 23 años. Hoy soy Monotributista.

A los 63 años puedo decir que aunque no ha sido fácil he logrado muchos “SUEÑOS” cumplidos. A pesar de todo y de la actual pandemia, soy un agradecido de la vida, y vivo el día a día como si fuera el último.

Alfredo Enrique Moretto, 63 años.

Córdoba

Compartí esta publicación en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
También compartieron sus historias
Puede Interesarte